Spaw's por siempre♥


    Una loca Atracción (Adaptada)

    Comparte
    avatar
    Tefiiz
    LMSmall
    LMSmall

    Mensajes : 31
    Fecha de inscripción : 03/11/2012
    Edad : 21
    Localización : Ecuador

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Tefiiz el Dom Mar 24, 2013 5:31 pm

    no la dejes ahí..!
    muy buena jeje Very Happy
    bounce bounce bounce
    avatar
    AnyeMl
    Team1
    Team1

    Mensajes : 81
    Fecha de inscripción : 20/01/2013
    Edad : 24
    Localización : Venezuela

    Siguela.. Me tienes intrigada! muuy buena la wno/

    Mensaje  AnyeMl el Dom Mar 24, 2013 6:13 pm

    Tefiiz escribió:no la dejes ahí..!
    muy buena jeje Very Happy
    bounce bounce bounce
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Dom Mar 24, 2013 8:38 pm

    Es que como casi ni comentan pienso que no les gusta Crying or Very sad Embarassed
    avatar
    Tefiiz
    LMSmall
    LMSmall

    Mensajes : 31
    Fecha de inscripción : 03/11/2012
    Edad : 21
    Localización : Ecuador

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Tefiiz el Dom Mar 24, 2013 10:13 pm

    ahi tu pero no la dejes
    que a mi si me fascina Smile
    no la vayas a dejar de subir
    que me quedo después con las ganas jeje
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Lun Mar 25, 2013 1:40 am

    Capítulo 5
    San Petersburgo brillaba con el sol de la tarde, una ciudad de colinas doradas y canales románticas, palacios llenando la ribera del río Neva, donde Pedro el Grande, un zar poderosos y un hombre extraordinario, construyó su sueño para competir con París, Venecia y Amsterdam.
    Lu estaba sentada en la parte trasera de la limusina, mirando la ciudad con la que había soñado toda su vida, y pensando en la historia rusa.
    Pasaron por el Palacio de invierno con estatuas verdes y blancas alineando sus paredes, columnas flanqueando cada entrada y en la placa central, una columna negra de mármol con un ángel de oro en lo alto, sujetando la cruz.
    Estaba emocionada contemplando las calles, imaginando cómo sería la vida un siglo antes, cuando las bella mujeres con diamantes y pieles cruzaban en troicas los puentes nevados y los canales para encontrarse con sus amantes o asistir a bailes en el Palacio de invierno.
    Debió ser una ciudad maravillosa y romántica antes de lastragedias, antes de las matanzas. Cientos de campesinos fueron disparados en esa misma plaza, justo delante del Palacio de invierno, el Domingo Sangriento, y ese acto de brutalidad llevó directamente, durante diez largos y amargos años, a la revolución que terminó para siempre con la Rusia Imperial.
    - Debe resultarte maravilloso ver todo esto por primera vez- dijo Xenia interrumpiendo sus pensamientos.
    - Es un un sueño hecho realidad. Y la combinación de edificios comunistas e imperiales es extraña pero bella. Me pregunto como era todo cuando vivía mi bisabuela.
    -¿Dónde vivía?
    - Cerca de la mansión de Kchessinka. No sé dónde está , pero sé que era amiga de Kchessinka.
    Xenia sonrió.
    - Mathilde Kchessinka era bailarina y amante del Zar antes de su matrimonio. Estoy segura de que eran buenas amigas las dos. Te enseñaré su mansión mientras estemos aquí.
    - ¿Aún existe?
    - La multitud la saqueó en la revolución, pero se ha conservado, y no muy lejos de aquí.
    La limusina dobló una esquina y Lu sonrió al ver la catedral de San Isaac, con la cúpula de oro brillando bajo el sol, y al otro lado de la plaza con césped y flores, el Palacio de Mereyensky.
    - ¡Oh, el Palacio de Mereyensky! ¡Mi abuela bailó ahí, en el Kirov!
    - Le diré a Manuel que te lleve una noche.
    Lucero se quedó boquiabierta.
    - ¿Manuel ?¿Va a venir?
    - Sí, ¿no te lo dijo?
    - No.
    - Que raro- Xenia frunció el ceño- Dijo que fue a verte ayer y yo pensé que habría..
    - ¿Cuándo piensa venir? - preguntó tratando de permanecer tranquila.
    - No estoy segura, y él tampoco. Ha dicho que en cuanto pueda- Xenia sonrió- Mi hijo no para. Siempre volando por todo el mundo comprando empresas, haciendo tratos...
    Y creando problemas... pensó Lucero muy pálida. iría en cuanto pudiera... Bueno , no tenía que ser un genio para saber a qué se refería.
    En cuanto recibiera el informe de Alfonso, subiría aun avión en dirección a Rusia. Y no importaba lo que ella hiciera, no podría escapara ni de el ni de su determinación de hurgar en el pasado y de llevarla a la cama.
    Debía evitarlo. Debía evitar estar con él a solas-
    Y además tenía miedo de lo mucho que crecerían sus sentimientos por Manuel si él iba y hacían el amor en Rusia, donde ella se sentía emotiva y vulnerable,
    - Bueno, ya hemos llegado- dijo Xenia.
    El hotel Europa brillaba con esplendor imperial.
    - Estoy agotada- declaró Xenia mientras entraban en el fabuloso hotel- creo que me daré un baño y luego echaré una cabezada. Esta tarde estás libre para hacer lo que quieras.
    Lu miró admirada las impresionantes columnas de mármol verde, las arañas de cristal y los empleados uniformados. Era demasiado maravilloso para ser cierto.
    Subieron al ascensor y un botones les llevó sus maletas. Lucero abrió más los ojos al ver la enorme suite que compartiría con Xenia. Era más grande que su piso. Había dos lujosos salones, un comedor, dos dormitorios doble y dos cuartos de baño con bañeras enormes.
    Xenia se fue a darse un baño, y la dejó sola en el elegante salón.
    Lu se acercó a las ventanas, donde las cortinas de encaje se agitaban con la brisa de esa tarde de verano, y miró a la ciudad de sus sueños, la capital de la Rusia imperial.
    De nuevo sintió esa sensación de cambio...
    Como si la brisa de verano le susurrara secretos en su pelo y su piel, como si ella tuviera que esta ahí y eso cambiara su vida para siempre.
    Su vida llevaba estancada cuatro años estables y tranquilos. Pero el día que entró en ese ascensor y vio a Manuel corriendo hacia ella, todo empezó a cambiar, como si estuviera avanzando después de un letargo.
    Y todo se debía a Manuel.
    No era sólo un trabajo nuevo lo que el le había dado, sino también una ciudad de cuentos de hadas con lo que ella había soñado desde niña. Y ahí estaba, a los veintiséis años, viendo las colinas doradas de San Petersburgo gracias a un hombre.... Manuel Mijares
    ¿Iría realmente a verla?
    Dios la ayudara si lo hacía.
    Y Dios la ayudara si no lo hacía.

    Al día siguiente, Xenia y ella empezaron a trabajar en serio. Lucero ya había leído la sinopsis del nuevo libro de Xenia y le encantó comprobar que estaba localizado en el periodo exacto en el que su bisabuela estuvo viva y viviendo allí.
    - Estoy basando la novela en la familia de los Yusopovs.- le dijo Xenia durante el desayuno- ¿Has oído hablar de ellos?
    Lu sonrió.
    - Los Yusopovs eran la familia más rica de toda Rusia.
    - ¿Es todo lo que sabes?
    - Sus antepasados se remontan a la época de Pedro el Grande. Tenían minas de diamantes y yacimientos petrolíferos y uno de los Yusopovs le dio a su mujer por su cumpleaños una pequeña montaña en Crimea ¿Sigo?
    Xenia sonrió-
    - ¿Sabes algo del príncipe Félix Yusopov?
    - Mató a Rasputín en el sótano del Palacio Moika en diciembre de 1916. Le envenenó con cianuro, le dio tres tiros y finalmente le ató, le arrojó al Neva helado y le dejó ahogarse.
    - Veo que lo sabes todo.
    -Siempre me ha fascinado la historia rusa.
    Durante los días siguientes, visitaron palacio tras palacio, incluyendo el legendario de Hemitage, construido por Catalina la Grande y parte del palacio de invierno, donde las paredes estaban repletas de obras maestras de todas partes del mundo.
    El palacio de invierno era milagroso. La gran escalera brillaba con oro y columnas de mármol gris y las arañas en los pies cansados.
    El jueves por la tarde, el teléfono en su suite sonó justo cuando Lucero se estaba dando un masaje en los pies cansados-
    Xenia estaba en el baño, así que ella respondió, rodeada de bolsas de compras llenas de recuerdos-
    - ¿Da?- preguntó en ruso, esperando que fuera una llamada de negocios.
    - ¿Lucero?
    Era Manuel.
    - Me halagas que hayas reconocido mi voz- dijo ella con frialdad- Aunque tampoco es sorprendente, ya que está claro que no soy tu madre.
    - No, mi madre se alegraría de mi llamada.
    - Obviamente no sabe cómo eres.
    Manuel se rió.
    - Bueno ¿estás disfrutando de San Petersburgo?
    - ¿ Tú que crees? He soñado toda mi vida con venir. Me siento como si estuviera en el país de las hadas.
    - ¿Has pensado en tu bisabuela?
    - Claro.
    - Una mujer excepcional, igual que su vida. Toda esa pasión y devoción a su príncipe, incluso después de que él la dejara, y después de que ella abandonara el país, e incluso en el lecho de su muerte.
    - Si...
    - Capaz de un amor obsesivo.- el terminó suavemente
    Ella no pudo responder. Se imagino su rostro burlón y supo que él lo sabía todo, se había enterado de todo.
    - Tengo una vieja fotografía suya en la mano... ¿ Te ha dicho alguien que eres igual ?
    - ¡ Calla, Manuel!
    - Eres como ella, ¿Verdad,Lu? Tanto en aspecto como en carácter. Debí haberlo sabido en cuanto te conocí. Todos esos sentimientos hervientes, esa pasión ardiente, esperando a salir como un genio de una botella...
    - ¡Calla!
    - Yo siempre he querido hacer el amor con una mujer de tu pasión, y disfrutaré demostrándotelo cuando llegue a San Petersburgo mañana por la tarde.
    - ¡ Mañana!
    - Estaré contigo a las tres. Estoy deseándoloo...
    Y entonces colgó.
    Durante un rato, Lu se quedó quieta sujetando el auricular con la mano empapada en sudor, imaginándole con su cuerpo desnudo junto al de ella.
    - ¿Han llamado?- preguntó Xenia apareciendo en albornoz.
    - Sí- Lu la miró, muy pálida- Era Manuel. Llega mañana por la tarde.
    Xenia sonrió-
    - Me preguntaba cuando vendría. Sabría que no tardaría mucho.
    A Lucero no le gustó el tono con que lo dijo, ni el modo en que Xenia la miró al hablar. Era como si ella supiera lo que estaba sucediendo.
    Se disculpó y se marchó a su dormitorio. Se sentó en la cama y se meció de un lado al otro, intentado controlar las pasiones que hervían en su interior.
    Manuel no había mencionado el informe sobre Alfonso, pero ella sabía que lo tenía. Sus comentarios sobre amor obsesivo se lo habían demostrado, y él había disfrutado burlándose de ella.
    Y Manuel había averiguado que ella era igual que su bisabuela.
    Lucero , recordó a su madre, sonriéndole la semana anterior con amor y comprensión. Su madre siempre le había dicho que era igual que María Malakova, esa vibrante bailarina de un mundo olvidado. Lucero creyó que era en su físico .. ¿Pero se refirió su madre sólo a eso? ¿O vio desde el principio la capacidad de su hija para la pasión?
    Si era así, sin duda su madre reconoció su pasión por Alfonso, pero se sintió incapaz de ayudarla, ya que ella siempre había sido de carácter estable, tranquila y cariñosa, mientras que Lucero era apasionada y salvaje.
    Y Manuel lo sabía.

    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Lun Mar 25, 2013 1:54 am

    Llegó con un hora de antelación, sorprendiendo a Lucero,que estaba sola en el salón, esperando su almuerzo cuando sonó el timbre.
    Pensando que era el camarero, fue inocentemente a la puerta, vestida con vaqueros y una blusa de seda blanca. Casi se desmayó.
    - ¡Manuel!
    El sonrió. Estaba impecable-mente vestido con un traje negro.
    - ¡ Hola!- murmuró mirándola detenidamente- Estás más guapa de lo que recordaba. Me encanta la blusa. Me recuerda el día que entraste en mi despacho y te quitaste la ropa...
    - ¡ Yo no hice eso!- Dijo ella dando media vuelta y dirigiéndose al salón.
    Él la siguió, cerrando la puerta y sujetándola de un brazo.
    - ¡ No me des la espalda!
    - ¿Por qué no?- lo miró furiosa- Estoy aquí para trabajar, y no para entretenerte.
    - ¡ Horas de interminable diversión!.- se burló- Y no lo estropees diciéndome que no te alarmó nuestra conversación de ayer.
    - No me alarmó en absoluto. Soy más fuerte de lo que crees.
    - Pero sé todos tus secretos.
    Ella se enfureció.
    - ¿Qué dijo el de mi? ¡ Dímelo! Exijo saber lo que ese cerdo de Alfonso...
    - Esta noche podrás leerlo en mi dormitorio.
    - ¡No quiero leerlo!
    - Oh, pero sí quieres venir a mi dormitorio ¿verdad?- dijo mirando la subida y bajada de sus pechos.
    Ella vio su mirada y antes de poder evitarlo se excitó.
    Manuel la apretó contra la pared. Lu se quedó callada, mirando su pecho musculoso.
    Le deseaba tanto que no podía soportarlo
    - ¿Me has echado de menos?
    - No.
    - Yo a ti sí.
    Manuel bajó la cabeza y la besó suavemente.
    - No... por favor...
    - Me encantas que digas eso.
    - Pero no paras ¿verdad? Nunca lo haces cuando te digo.
    - No son las palabras lo que me gusta. Es el modo en que suplicas y gimes...
    Con su boca, le abrió la suya y ella no pudo evitar devolverle el beso, abrazándole del cuello, metiendo los dedos en su pelo mientras sus lenguas se entrelazaban.
    Lucero se perdió al instante emitiendo gemidos de necesidad mientras él subía las manos a sus pechos y le acariciaba los pezones.
    Manuel dejó de besarla y levantó despacio la cabeza.


    Ella lo miró, con ojos extraños obsesivos, y apasionados
    - A veces quiero ahogarme en tus ojos, Lucero, tanto como quiero ahogarme en tu cuerpo.
    - Nunca lo harás. Sé que no puedo resistirme a ti, pero tendré que encontrar un modo, porque nunca dejaré que me lleves a la cama, nunca mientras viva.
    - No vivirás mucho más si no lo haces.
    - Oh ¿entonces me matarás?.
    -Cuánto más te niegues la libertad de hacer el amor, más morirás en tu interior- Manuel le acarició sus mejillas.- No puedo soportar ver esa parte de ti que está muriendo, Lu. Esa mujer apasionada, amante obsesiva... Y haré todo lo que hay en mi poder para evitar que la destroces.
    Ella lo miró atónita, viendo de repente que tenía razón.
    - ¿Por qué vas a hacerlo Manuel?- preguntó, rezando para que él dijera algo que la liberara, algo que necesitaba oír desesperadamente antes entregarse a un hombre.
    - Porque te deseo.- contestó Manuel acariciándole de nuevo un pecho.
    - ¿Entonces es sólo sexo?
    - No será solo sexo con nosotros. Pero entiendo que estés asustada. Cualquier mujer lo estaría después de haber pasado por lo que tú. Si alguna vez conozco a ese cerdo de Alfonso, le daré un buen puñetazo en su cara de cobarde.
    Lucero lo miró fijamente a los ojos, incapaz de comprender lo que ababa de decir.
    - No te sorprendas, Lucero. Sabes que tengo el informe.
    - Sí, pero no entiendo cómo le ves como el malo de la película.
    - Digamos que quedarías agradablemente sorprendida por los contenidos del informe. Pero para leerlo- la beso en los labios de nuevo .- tendrás que mantener tu cita con el destino esta noche, en mi dormitorio, cuando el sol se ponga en San Petersburgo y en tu pasado.
    Cuando la boca de Manuel abrió la suya, Lu se encontró incapaz de negarle el beso, ya que sus palabras le hicieron abrir los labios con placer. Y el beso fue tan fabuloso y excitante que ella no se resistió. cerrando los ojos y echando la cabeza hacia atrás mientras le subía los brazos al cuello.
    La pasión volvió a nacer entre ellos.
    Manuel metió las manos bajo su blusa para acariciar sus pechos desnudos, apretándola firmemente contra la pared, moviendo su cuerpo sobre el de ella, con movimientos lentos y rítmicos, haciéndola gemir...
    - ¿Han llamado a la puerta...?
    La voz de Xenia los sobresaltó. Los dos levantaron la cabeza
    Se quedaron mirándola, con los rostros enrojecidos, los ojos brillantes. Xenia se quedo perpleja unos instantes, luego sonrió y se dio media vuelta, volviendo tranquilamente a su dormitorio sin decir palabra.
    Manuel sacó la mano de debajo de su blusa y se rió.
    - Bueno, se enteraría antes o después. Al menos eso significa que ya no tengo que esconderme para intentar seducirte.
    - ¿Cómo voy a trabajar con ella?- preguntó Lu mortificada.
    Manuel volvió a reírse.
    - No es para tanto. De todos modos, no es asunto de mi madre. Ella te ha contratado pero no es tu dueña. Y en cuanto a mi, si oigo una sola palabra de queja de sus labios , le diré que se ocupe de sus cosas. Yo hago lo que quiero en mi vida privada,Lucero.
    El timbre sonó con insistencia.
    Los dos miraron. Ninguno lo había oído antes, por lo concentrados que habían estado en sus besos.
    - Servicio de habitaciones - murmuró Lu.
    Y fue a abrir, con el rostro ruborizado al darse cuenta de lo ajenos que habían estado a todo mientras bajaban más y más profundo a las peligrosas aguas del amor.
    avatar
    Tefiiz
    LMSmall
    LMSmall

    Mensajes : 31
    Fecha de inscripción : 03/11/2012
    Edad : 21
    Localización : Ecuador

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Tefiiz el Lun Mar 25, 2013 7:58 am

    aw..! affraid esta muy buena
    siguela Smile
    bounce bounce bounce
    avatar
    MelanieLucerina
    Team1
    Team1

    Mensajes : 85
    Fecha de inscripción : 30/12/2012
    Edad : 22

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  MelanieLucerina el Mar Mar 26, 2013 4:35 pm

    siguela por favoooor, esta wn me trae loquita amedidas q voy leyendo me imaginooo y wooow, me transpiran las manos todoooooo xfaaaaa seguilaaaaa
    avatar
    AnyeMl
    Team1
    Team1

    Mensajes : 81
    Fecha de inscripción : 20/01/2013
    Edad : 24
    Localización : Venezuela

    sigueela esta increible! ;)

    Mensaje  AnyeMl el Mar Mar 26, 2013 8:18 pm

    MelanieLucerina escribió:siguela por favoooor, esta wn me trae loquita amedidas q voy leyendo me imaginooo y wooow, me transpiran las manos todoooooo xfaaaaa seguilaaaaa
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Mar Mar 26, 2013 10:15 pm

    Ahi les va otro cap Wink en Partes!!!
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Mar Mar 26, 2013 10:22 pm

    Capítulo 6
    Xenia no dijo nada cuando se unieron a ella en el salón unos momentos más tarde mientras el camarero les llevaba el almuerzo en un carrito. De hecho, ella parecía encantada con la situación. Tenía una sonrisa serena en su bello rostro mientras miraba de uno a otro.
    Los tres comieron junto, sentados junto a los grandes ventanales.
    - ¿Vamos a dar una vuelta esta tarde?- sugirió Manuel a las dos y media- He venido en viaje de placer...- miró a Lu- . pero no quiero interferir en vuestro trabajo.
    - No te dejaremos, Manu- Xenia se rió- Esta tarde no. Tenemos permiso para ir al Palacio Yusopov a las tres y media, y nada en la Tierra evitará que vaya allí.
    - ¡No me sorprende ! ¡Dios mío, yo nunca he estado allí! ¿Cómo lo has conseguido, mamá? No se permite entrar a casi nadie.
    - ¿Te gustaría venir con nosotras?
    - ¡Inténtalo evitarlo! - exclamó Manuel riéndose.
    El palacio estaba junto al canal Moka, con sus aguas brillantes , mientras que el hogar de los Yusopov se levantaba con esplendor , amarillo y blanco, mucho más modesto por fuero de lo que culaquiera hubiera esperado, dad la insuperable belleza que había en el interior
    - La cita de Rasputín con el destino- murmuró Manuel junto a Lu mientras se acercaban a la entrada.
    - Si eso es para recordarme lo que quieres que haga esta noche, Manuel, ¡Puedes olvidarte de ello! Y especialmente olvídate de discutirlo mientras tu madre esté cerca.
    - ¿Por qué? Y no soy el que se avergüenza de sus propios deseos. Eres tú.
    - No me avergüenzo,- replicó Lucero, pero se calló al ver la belleza de la escalera principal, de mármol blanco flanqueado por dos figuras de leones con arañas brillando en el techo.
    Una mujer rusa, bonita, elegante, morena y con aspecto severo , les guió por el palacio.
    - Los Yusopovs daban aquí conciertos para la familia imperial
    La sala de conciertos , en rojo y oro brillaba bajo mil luces resplandecientes.
    - Y aquí- les llevó a un enorme comedor- cenaban con importantes invitados en vez de usar el comedor familiar...
    Fueron de habitación por habitación, por pasillos y galerías, salas de baile, comedores, dormitorios...
    - En el teatro Anna Pavlova bailó en una actuación privada para los Yusopovs y sus amigos
    Entraron en el teatro en miniatura, con un pequeño escenario y filas de asientos ricamente decorados,
    - Imagina que podrías tener aquí a tu amiga Kyra bailando especialmente para tí. - susurró Lucero a Manuel, llena de celos.
    El la miró.
    - Oh, si, Kyra...Me había olvidado de ella.
    - ¡ Qué caballeroso! Sin duda dentro de unos años hablarás así de mi.
    Él se rió.
    - No tendrás esa suerte. Me temo que estaré permanentemente en tu vida.
    - ¡Oh! Pensé que sólo querías llevarme a la cama.
    -Es cierto, pero estoy seguro que nunca me cansaré de ti.
    - ¡Apuesto que también le dijiste eso a Kyra hace cinco años!- exclamó furiosa.
    - Te equivocas. Nunca le he dicho eso a una mujer. Creo que nunca lo he sentido.
    Lu tenía demasiado miedo para creer que él estuviera diciéndole la verdad.
    -¿ De qué hablas? ¿ Hay más que sexo y diversión?
    - Si te dijera que te amo ¿Qué me dirías tú?
    - ¡ Qué te fueras al diablo!
    Él la miró en silencio unos instantes.
    - Entonces nunca te lo diré.
    Lucero apartó la mirada, preguntándose si habría cometido un error, temiendo haberlo hecho, especialmente después de lo que él le había dicho.
    Abandonaron el teatro, y la guía les llevó a la habitación árabe, de piedra fría, mármol y arcos de oro, estatuas de un árabe y una mujer a cada lado.
    Manuel estaba de pie junto a Lu, con expresión pensativa.
    - ¿Te ocurre algo? . le preguntó Lu
    - Sí- dijo él acercándose para hablar a su oído - Estoy pensando como será tenerte en la cama esta noche.
    - ¡Tienes la cabeza podrida!
    - Y tú envenenada con la amargura y el miedo
    Lucero se quedó pálida y apartó la mirada, profundamente herida por sus palabras.
    - Y ahora- dijo la guía- veamos la habitación donde Rasputín fue asesinado.

    Lu caminó temblorosa junto a Manuel, con el rostro muy pálido y sin dejar de pensar en sus palabras ¿ Estaba realmente envenenada por la amargura y el miedo? Pero tenía todo el derecho de tener miedo a amar ¿No lo tendría cualquiera después de lo que le había pasado?
    Bajaron a las habitaciones privada del príncipe, que estaban decoradas con fotografías del cuerpo muerto e Rasputín. Documentos firmados por elzar y fotografías de la familia imperial
    - Aquí el moribundo Rasputín salio por la ventana - dijo la guía . - y corrió por el patio nevado y sangrando por heridas de bala...
    Lu se acercó a Manuel
    - ¿Qué te hace pensar que soy la única persona que tiene miedo al amor? Tú también debes tenerlo, o no hablarías constantemente del sexo.
    Él se rió con dureza,
    - Soy un hombre. Quiero tu cuerpo, no tu corazón. Y lo conseguiré esta noche, cuando vengas a mi habitación.
    Lucero estaba a punto de replicar cuando habló la guía.
    -Ahora bajaremos al sótano de piedra dónde Rasputín fue atraído, con la promesa de una fiesta, a su muerte.
    En el sótano de piedra, había figuras de cera de Rasputín y el príncipe Félix sobre una mesa.
    - Un cordero sacrificado- le murmuró Lu a Manu- ¡Igual que yo al ir a tu habitación esta noche!
    - Las intenciones de Feliz eran buenas aunque fuera un asesino - declaró Manu friamente.
    - Una pena que no pueda decir lo mismo de tus intenciones.
    - Yo no soy un asesino.
    - ¡Lo será si me haces el amor!¡
    - ¡Sabes lo que pasará !
    -Sí, - dijo mirándola con pasión- Finalmente te liberarás. Yo te poseeré totalmente..Es lo que más quiero en el mundo.
    Lucero se apartó de él, dio media vuelta y subió corriendo las escaleras, recorriendo a ciegas los pasillos hasta que salió fuera, jadeante, apoyándose contra las paredes del edificio mientras el sol brillaba en el canal.
    Xenia y Manuel aparecieron minutos después. La limusina se acercó al instante.
    - Vaya, Lucero la malhumorada- dijo Manu- Mamá , me temo que la he molestado. Quizás debería invitarla a cenar para compensarla.
    - Antes moriría.. - empezó Lu furiosa.
    - ¡Una idea estupenda! - exclamó Xenia. - Estoy tan cansada que me vendría bien pasar una noche sola.
    - Entonces está arreglado - dijo Manuel sonriendo con malicia a Lu.
    Rígida de furia, sabiendo que estaba atrapada, Lucero subió a la limusina y no habló durante todo el camino, evitando la mirada de Manuel y mirando por la ventanilla.

    De vuelta la hotel se dio un gran baño aromático, pensando en las palabras de Manuel. Él había dicho que quería que ella se liberara y claramente, Manuel sabía que la liberación no sería más que puramente sexual.
    Pero aún así lo deseaba. ¿Significaba que lo amaba?
    Lucero tenía miedo de mentirse y de que se le desbordar a la imaginación. Si él realmente la amaba, no seguiría hablando de sexo todo el tiempo ¿verdad?
    Pero Lucero recordaba que él se había puesto serio y hostil en el momento que hablaron el amor, en el preciosos teatro donde bailó Pavlova.
    Lucero sabía que no faltaba mucho para que ella se enamorara completamente. Él tenía que amarla.
    Tenía que amarla o ella no podría entregarse a él. No podía entregarse a su deseo de ese modo.
    De pronto, recordó a Kyra.
    Manuel le prometió una vez que le hablaría de Kyra si ella hablaba de Alfonso. Pero él ya sabía lo de Alfonso ¿no?
    Manuel salió de la bañera, algo más animada ante la idea de que él tuviera que hablarle de Kyra.
    Manuel iría a buscarla a las ocho. Lucero se puso un vestido de seda dorado y por encima un velo de gasa marrón, dando misterio a sus esbeltas curvas.
    - Preciosa.- murmuró él cuando la vio. -Estoy deseando quitártelo.
    - ¡Esperarás una eternidad!
    - Ya veremos.
    Bajaron al vestíbulo y entraron al lujoso restaurante. El camarero se acercó a ellos.
    - Bienvenido señor Mijares- dijo en ruso. - Una mesa para dos ¿verdad? Sígame..
    Les dieron una mesa muy tranquila en una esquina del restaurante. Manuel pidió una botella de champan que llevaron metida en hielo, y los dos pidrieron caviar fresco servido con tortitas y vodka helado. Lucero eligió lenguado a la plancha y Manuel ternera.
    - No tengas esa mirada- le dijo Manu mientras se comían su caviar- La gente pensará que me odias.
    - ¡Y así es! Pero tú a mi también, osea que estamos igualados.
    -Aún no . - dijo Manu mirándola con intensidad.
    Lucero se humedeció los labios, saboreando el gusto salado del caviar, e intentó no pensar en lo mucho que le deseaba, porque sabía que estaba en un gran peligro.
    No debía retrasarlo.. Tenía que asegurarse de que él le hablara de Kyra antes de marcharse del restaurante.
    - Una vez hiciste un trato conmigo. Me dijiste que me hablarías de Kyra si yo te hablaba de Alfonso.
    -Oh, sí.. Lo había olvidado.
    -Bueno, tú ya sabes lo de Alfonso ¿No? Entonces por qué tengo que subir a tu dormitorio? No tengo que leer el informe. Lo sé todo.
    El camarero apareció y se llevó sus platos.
    -Te dije que hay algo en el informe que te sorprenderá - Debes leerlo
    -Dímelo ahora y me pensaré el subir a tu dormitorio.
    - ¡ Ni hablar!
    - ¡De acuerdo!
    El camarero apareció de nuevo y les sirvió el plato principal
    - ¿Si te hablo de Kyra subirás a mi habitación después de cenar?
    Lucero lo pensó.
    - Sí
    - Entonces te lo contaré.
    Lucero se dispuso a escuchar.

    - Me enamoré de ella hace cinco años y la perseguí implacable . Al principio pensé que ella se estaba haciendo la dura, pero luego me di cuenta de que no. Pero para entonces fue demasiado tarde .. Me enamoré obsesivamente.
    Lucero se quedó atónita.
    - No podía evitar desearla, pero ella salía con otro hombre. Era un mimado y un todo.. No sé que vio en él, especialmente conmigo cerca, bastante arrogante, porque ella era bonita, inteligente y alegre. ¿Cómo podía preferir a ese niñito bobo en lugar de a mi? Fue un golpe terrible para mi ego, pero estaba demasiado enamorado. Estaba obsesionado con Kyra y me negué aceptar su preferencia por otro. La perseguí y perseguí...
    - ¿Durante cuanto tiempo?
    - Más de un año. Fue la obsesión más destructiva que nunca he sentido. Hice todo lo que no debía hacer. Quedarme esperando en la puerta de su camerino, enviarle flores continuamente, llamarla a primera hora en la mañana..
    Lucero lo miró fascinada, sintiendo un inmenso amor, deseo y simpatía. Sus palabras estaban llegándola al alma.
    - Entonces una noche perdí el control e intenté besarla. Ella me dio una bofetada y me dijo que me perdiera. Odiaba a los hombres como yo. Me encontraba repelente. Prefería hombres mimados, enclenques y sin atractivo físico.
    - Qué horrible para ti.
    - Peor que eso. Destrozó mi confianza durante un año. No pude mirar a otra mujer.
    - Ella te hizo daño.
    - Mucho. Y entré en un vicio de falta de confianza y ego destrozado. Al final , me enfadé tanto con todo el asunto que decidí averiguar todos los detalles sobre ella para poder entender mejor lo que pasó. Llamé a mis detectives ¿y sabes que averigüe?
    Lucero negó con la cabeza
    - Que fue brutalmente violada antes de que yo la conociera.
    - Oh, Dios mío..- exclamó Lucero horrorizado ¡ No me extraña que prefiera al otro! debiste aterrorizar-la ¡Con solo una mirada se ve que eres un hombre apasionado y vigoroso!
    - ¿No me digas?
    - ¡Ya sabes a que me refiero !
    .- Ah, ¿ pero sabes tú a que me refiero yo al contarte lo que le ocurrió a Kyra y como me afectó?
    Ella vaciló y no dijo nada
    - Me liberó de su hechizo,Lu. Igual que te liberará a ti el leer el informe. Porque , aunque Alfonso no fue violado, ya había sufrido mucho cuando tú lo conociste, algo que descubrirás cuando subas a mi dormitorio..- miró su reloj.. ¿Dentro de cinco minutos?
    Dulce vaciló con el corazón acelerado..
    - ¿Tan pronto?
    - ¡Ese ha sido el trato, Lucero!- exclamó pidiendo la cuenta.
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Mar Mar 26, 2013 10:33 pm

    Subieron minutos después.
    En cuanto entraron, Lucero vio una carpeta negra en el centro de la cama. Las cortinas de encaje se agitaban con la brisa que entraba por la ventana abierta. Fuera la noche era negra.
    - Léelo- murmuró Manu a su lado.
    Ella obedeció. Se acercó a la cama, se sentó y tomó la carpeta. La abrió y empezó a leer.
    Al instante, sus ojos se abrieron como platos.
    Manu cerró la puerta, se quitó la americana y empezó a desabrocharse el chaleco despacio. Se aflojó la corbata y se acercó al mueble bar a servir dos vasos de coñac.
    Lucero lo miró, fijándose en su cuerpo musculoso. El sonrió burlón, como si se hubiera dado cuenta de que ella le deseaba más de lo que quería leer el informe de Alfonso.
    ¿Había llegado a eso?
    En sus manos tenía un informe detallado de Alfonso, diciéndole exactamente porqué el le hizo tanto daño. Y en todo lo que ella podía pensar era en los besos de Manuel, su cuerpo, su chaleco negro tentadora-mente desabrochado, la corbata aflojada y su postura sexy mientras servía el coñac.
    Rápidamente, inclinó la cabeza y se puso a leer, esforzándose por ignorar a Manuel.
    - Toma. dijo él dándole un vaso.
    Ella lo aceptó sin mirarlo, pero sintió el roce de sus dedos y se estremeció. pero continuó leyendo, obligándose a concentrarse.
    Manuel se sentó en la cama a su lado, se quitó los zapatos de una patada y se estiró, con la cabeza contra las almohadas mientras la observaba.
    El tiempo pasó. El sonido del traficó en San Petersburgo se oía como un zumbido regular.
    - ¡ No puedo creerlo!- exclamó Lucero cuando terminó de leer- Es como leer algo de un hombre completamente diferente , un extraño.
    - Y claramente incapaz de tener ninguna clase de relación.
    - Sí ¡ Y yo me eché la culpa de todo!.
    -Eso fue lo que él quiso que hicieras. Por eso te mintió, Me interesó especialmente su matrimonio que duró 48 horas. Estoy seguro que nunca te lo contó verdad?- No, no creo que lo hiciera. Era demasiado revelador.
    - Por este informe queda muy claro que sólo se casó desesperado para que la gente dejara de murmurar.
    - Bueno, había pasado de los cuarenta, llevaba en el mismo pueblo toda su vida, compartiendo esa granja con su madre...
    - Que pasó la mitad de su vida entrando y saliendo de instituciones mentales- añadió Lucero, aún atónita- Eso tampoco me lo dijo.
    - Y nunca ha tenido una relación con una mujer- No es extraño que se casara desesperado, y tampoco me sorprende que el matrimonio solo durara cuarenta y ocho horas.
    Lucero se quedó mirando fijamente el informe en su regazo.
    - Nunca tuvo una relación verdadera....
    - Pero estaba demasiado asustado para enfrentarse a lo que se decía de él- dijo Manu bebiendo, con expresión pensativa- Así que en cuanto su madre murió, hizo las maletas, se marchó a Ashford y se dispuso a vivir en la mentira.
    - Yo le conocí el mismo mes que llegó a la ciudad. Me creí su triste historia de que acababa de abandonarle su novia de toda la vida- recordó Lu-No dejaba de decirme que no creía que mi amor fuera sincero. Decía que necesitaba pruebas, y muchas, pero tampoco se atrevía a exigirme demasiado porque yo era joven, y que por eso me dejaba. Pensé que él quería que fuera detrás de él.
    - Y lo hiciste.
    - ¡Pero no fue culpa mía! Él me hizo sentirme obligada.
    - Oh, estoy de acuerdo. Pero no olvides nunca que él no podía haberte hecho sentir así si tu no fueras capaz de sentimientos extremos... De tal amor obsesivo.
    Lucero pensó en el y en Kyra, de la misma capacidad de Manuel para el amor obsesivo y en cómo también le había hecho mucho daño. Él lo solucionó investigando a Kyra,. Y en ese momento había hecho lo mismo por ella.
    Lucero sintió una gran emoción, tanto por él como hombre, como por él como el hombre que le había enseñado ese informe ya que así había cambiado su vida.
    Manuel Mijares..........había cambiado su vida.
    Con miedo de la fuerza de las emociones que estaban creciendo en su interior, Lucero apartó la mirada, dejando el informe sobre la cama y mirándolo fijamente mientras trataba de encontrar las palabras para darle las gracias
    - No ... no sé como darte las gracias por traerme este informe.. Lo cambia todo.
    Él la observó en silencio, sonriendo suavemente.
    - Aún no he tenido tiempo de asimilar toda esta información.- continuó Lu- pero sin lugar a duda cambiará mi vida, y te estoy muy agradecida.
    - ¿Y te importa darme las gracias apropiadamente?

    Lucero lo miró.
    - ¿A qué te refieres?- susurró , aunque lo sabía.
    - Bueno, con ese informe queda claro que Alfonso era virgen, a pesar de su breve matrimonio.
    Lu sintió que le ardía la cara.
    - Y si él era virgen .. ¿Cómo te deja eso a ti?- preguntó dulcemente.
    Lu apartó la mirada.
    - Entiendo que estés asustada- continuó Manuel con voz sensual.- Así que no voy a saltar sobre ti. Pero te deseo, Lu, y sé que tú quieres darme las gracias apropiadamente por lo que he hecho por ti.
    Ello lo miró, con la respiración acelerada.
    - Por lo tanto te lo dejo a ti.- añadió Manu- Estoy seguro de que sabes lo mucho que yo agradecería un beso y que me susurraras las gracias.
    De repente, Lucero se sintió valiente porque el le había dado la opción. Se acercó a él como una leona apasionada y hambrienta, con los ojos brillantes.
    Se puso encima de él e inclinó la cabeza para besar su fuerte cuello.
    Manuel emitió un gemido de placer, subiendo una mano para acariciarle el pelo mientras ella chupaba su cuello.
    Respirando rápidamente, Lucero metió un muslo entre sus piernas y meció su cuerpo contra él.Subió la cabeza y los besos se dirigieron a sus labios. Besos de los que él disfrutó sin mover un músculo.
    - Gracias- susurró, y le pasó las manos por el pecho, apartando el chaleco y empezando a desabrocharle la camisa-
    Manuel suspiró suavemente y cerró los ojos.
    Las manos de Lucero abrieron cada botón sin dejar de besarle, entremezclándose lenguas y respiración, El cuerpo de Lu se mecía seductoramente contra su muslo duro mientras sus dedos trabajaban muy despacio, hasta que su camisa quedó abierta y pudo quitársela junto con el chaleco, dejando su pecho desnudo.
    -Gracias..- susurró de nuevo, adorando la sensación de su pecho bajo sus dedos ávidos, la carne caliente, los músculos poderoso.
    Ella estaba cada vez más excitada, besándole con pasión, acaariciándole el pecho, ... Manu gruñó cuando ella pasó sus manos por sus caderas, sus muslos.
    Temblando de excitación, Lu puso la mano sobre su rígida erección.
    El gimió de placer.
    -¡ Oh, si, ..si!
    - Gracias..- volvió a susurrar Lucero, acariciando despacio, provocadora.
    Manuel volvió a gruñir, tumbado de espaldas desnudo hasta la cintura, con los ojos cerrados, mientras Manuel seguía acariciándolo.
    Ella le besó, insoportablemente excitada, no solo por su propio atrevimiento, sino también al tocar el símbolo más poderosos de su masculinidad, sintiendo su calor.
    Manuel subió la mano por la espalda de Lucero para bajarle la cremallera del vestido, que cayó por sus hombro hasta la cintura. Ella se estremeció cuando Manu le quitó el sujetador.

    - Gracias..- volvió a susurrar Lu, con los pechos desnudos, los ojos fuertemente cerrados , meciéndose contra su muslo.
    Manuel empezó a tocarla, sujetando sus pechos doloridos, acariciando los pezones endurecidos.
    El beso se volvió más apasionado.
    - Oh., gracias...- gimió Lu contra su boca.
    Y el gruñido ronco de Manuel hizo que a ella le quemara más la humedad entre las piernas. Se siguió frotando contra su muslo, perdida en el deseo, acariciando a Manu..
    De repente, Manu la puso de espaladas, y él encima, con los ojos llenos de deseo, el rostro enrojecido y besándola con pasión. Entonces, él apagó la luz.
    La oscuridad les envolvió y Lu siguió gimiendo.
    Tumbada de espaldas con las piernas separadas mientras el le toca los pechos, le deseaba tanto que no podía soportarlo y necesitaba sentirlo dentro para encontrar satisfacción.
    Él sentía lo mismo, Con una mano le bajo el vestido hasta las caderas y lo tiró al suelo, dejándola desnuda, exceptuando las braguitas de encaje.
    -Manuel-.. murmuró temblorosa contra su boca.
    Él le abrió las piernas para acariciarla y gruño de placer al tocar la seda caliente y húmeda.
    - No te haré daño..... te lo prometo...
    Manuel metió la mano bajo la fina seda, respirando jadeante mientras tocaba el suave rizado, encontrándolo caliente y preparado.
    El cuerpo de Lu gritaba pidiendo satisfacción. Ella también gimió cuando Manu le metió un dedo, haciéndola desear que continuará, que se desnudara para recibir su dura erección.
    La respiración de Lu se volvió más rápida mientras se movía contra su mano, con las piernas abierta y el cuerpo palpitando de calor, gimiendo sin cesar..
    Entonces , él le quitó las braguitas. La miró unos instantes en su desnudez y luego le acarició todo el cuerpo.
    - No...
    Ella intento resistirse empujando de sus hombros.
    - Cariño.. cariño..- murmuro Manu metiendo de nuevo su dedo, haciéndole gemir.
    - No..
    -La boca de Manuel silenció sus protestas mientras su dedo seguía acariciando y ella empezó a jadear y estremecerse. pero también el miedo creció junto con el deseo, aunque no podía evitar dejar de desear esa exquisita libertad.
    Sintió que el orgasmo feroz y violento empezaba a crecer en su interior. Se sintió poseída por una excitación demoníaca. Su corazón se había acelerado , la sangre palpitaba por su cuerpo . Gritó moviendo su cuerpo desnudo contra su mano...
    Pero Manu apartó su mano justo antes de que llegara al orgasmo, y mientras ella temblaba , él empezó a quitarse los pantalones.

    Ella lo vio entre una neblina de pasión y miedo.
    - No.. no ..- asustado lo empujo del pecho.
    -Lu. Manu se bajó la cremallera.
    Y cuando Lu oyó el sonido, recuperó totalmente el sentido común.
    - ¡No!- gritó, esa vez con total decisión.
    Le pillo desprevenido, dándole un golpe en el estómago que le hizo caer de lado, el tiempo suficiente para que Lu se levantara de la cama, temblando como un animal.
    Se puso rápidamente el vestido mientras Manu se enderezaba, se bajaba de la cama y se subía la cremallera. Se acercó a ella con expresión furiosa.
    - ¿Qué dia.blos crees que estas haciendo?
    -¡ Marcharme!
    - ¿Estás loca?
    - ¡He debido estarlo para haber llegado tan lejos! - gritó subiéndose la cremallera.
    - ¿Crees sinceramente que te voy a dejar marchar y dejarme en este estado?
    - ¡Seguro que tú puedes ocuparte de eso.!
    - Eres una...
    - ¿Por qué no? Yo he vivido así toda mi vida ¿Por qué no lo intentas tú para pasar bien la noche?
    - Porque tengo una mujer caliente y apasionada que necesita hacerme el amor tanto como yo a ella. dijo con vehemencia.
    -No es razón suficiente.
    -¿Entonces qué es? Dime la respuesta que quieres oír y yo veré si puedo dártela
    - Necesito amor, Manuel- dijo con firmeza- Este tipo de relación me sobrepasa. no puedo con ella.. ¿No lo entiendes? ¡Ya me conoces! Sabes qué me pasará si me dejo llevar por esta atracción sexual. Terminaré sufriendo o enamorándome locamente de ti- tragó saliva- ¿Es eso lo que quieres, Manuel?, ¿Hacer que me enamore de ti?¿Hacerme mas daño del que puedo soportar.?
    - No quiero hacerte daño. dijo mirándola a los ojos- ¿Pero, por qué debería amarte cuando tu no me amas a mi?
    Lucero se quedó atrapada por la pregunta.
    El respiró profundamente.
    - ¿Entonces te vas a quedar o no?- preguntó enfadado.
    - ¡No!-
    Girándose , recogió sus zapatos y salió de la habitación antes de empezar a llorar.
    El no se molestó en seguirla
    Lucero llegó a su habitación, con la cara llena de lágrimas y se sentó en la cama sin dejar de llorar. Si él no dejaba de insistir , ella se enamoraría tanto de él, que el daño que Alfonso le hizo no sería nada comparado con el que le haría Manuel.
    El problema era que Lucero estaba empezando a pensar que ya
    era demasiado tarde.
    avatar
    MelanieLucerina
    Team1
    Team1

    Mensajes : 85
    Fecha de inscripción : 30/12/2012
    Edad : 22

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  MelanieLucerina el Miér Mar 27, 2013 12:12 am

    otroooo capiituuloo poor faaaa Smile)
    avatar
    CristhyLM
    LMSmall
    LMSmall

    Mensajes : 15
    Fecha de inscripción : 21/09/2012
    Edad : 18
    Localización : México

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  CristhyLM el Miér Mar 27, 2013 2:16 pm

    Siguela porfis♡
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Miér Mar 27, 2013 8:27 pm

    En un rato les subo cap Wink
    avatar
    MelanieLucerina
    Team1
    Team1

    Mensajes : 85
    Fecha de inscripción : 30/12/2012
    Edad : 22

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  MelanieLucerina el Jue Mar 28, 2013 2:54 am

    yyyy el capituloooo??
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Jue Mar 28, 2013 11:36 am

    Ayer vine cansadisima Sad y se me olvido
    pero ahorita les subo el cap Very Happy sorry!
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Jue Mar 28, 2013 11:45 am

    Capítulo 7
    Fue una noche larga para Lucero,llena de pesadillas. Primero soñó que estaba en la casa de su familia en Kent, y que sonó el timbre. Vio claramente el timbre, un cuadrado de madera oscuro con un botón blanco en el centro. El dedo que lo apretaba era de Manuel,. Y antes de despertarse, su último pensamiento fue que nunca volvería a estar sola.
    Se despertó empapada en sudor, y quedó un rato mirando a la oscuridad en su habitación el hotel.
    Manuel difícilmente podría rescatarla de la soledad, cuando todo lo que quería era sexo. Y además ella nunca había pensado que estuviera sola. Tenía muchos amigos, una vida ajetreada, mucho que hacer, ¿Cómo podía estar sola?
    ¿O lo habría pensado siempre? ¿ Qué significaba su sueño? ¿Que había estado sola toda su vida sin saberlo y que conocer a Manuel acabaría con su soledad?
    Gradualmente, su respiración se normalizó y poco a poco volvió a quedarse dormida.
    Soñó que Manuel estaba sentado frente a un piano, componiendo una sinfonía clásica. le dijo que era para ella y cuando Lucero miró detenidamente el piano, vio que estaba decorado con el águila de dos cabezas de la Rusia Imperial.
    Volvió a despertarse empapada en sudor, rodeada por la oscuridad, y de nuevo intentó comprender el sueño.
    ¿Sería la ascendencia rusa de Manuel un vínculo importante entre ellos?¿Y la amaría?¿Estaría albergando los mismos sentimientos obsesivos que ella por él? No eran sueños de amenaza o peligro, sino lo contrario. Era sueños de amor verdadero.
    Pero el amor era peligroso.
    Muy peligroso..
    Por la mañana se despertó con la luz del sol llenado su habitación, y el sonido de la televisión en el salón.
    Se levantó y salió.
    - Buenos días- dijo sonriendo adormilada a Xenia, que estaba desayunando y viendo las noticias.
    - ¡Oh , buenos días!- Xenia sonrió también- ¿Te lo pasaste bien anoche? Te oí volver muy tarde.
    Lucero se puso colorada y se acercó a la ventana para mirar hacia fuera, intentando ocultar su rubor.
    - Sí, me lo pasé bien- respondió mirando la calle- ¡Hace otro día estupendo! Estamos teniendo mucha suerte con el tiempo.
    - En San Peterseburgo sólo hay unos treinta días de sol al año. Y estamos disfrutando de todos.- Xenia bebió café- Hoy iremos a Tsarskoe Selo. Esperemos que no cambie el tiempo.
    Lucero se grió.
    - ¿Vendrá Manuel?
    - Por supuesto, Ya debe estar a punto de aparecer.
    El timbre sonó en ese instante y Lucero se sobresaltó.
    - ¿Vas a abrirle quería?- le pidió Xenia suavemente.


    Lucero vaciló pensando en su aspecto. Llevaba un camisón de seda azul que le transparentaba un poco sus pechos blancos y tenía tirantes muy finos. Y su pelo estaba enmarañado.
    El timbre sonó de nuevo.
    Xenia la miró sonriendo.
    -Ábrele, querida!
    Asientiendo, Lucero salió al vestíbulo , preguntándose si debería ir por su bata antes de abrir, pero antes de poder meterse en su dormitorio, el timbre sonó otra vez, y no se atrevió a dejarle esperar más.
    En cuanto abrió, vio sus furiosos ojos azules, y su expresión dura.
    -Buenos días- dijo cortante.
    Al momento, Lucero le dio la espalda, cruzándose los brazos sobre el pecho, con la cara ardiendo al recordar la noche anterior y como estuvo desnuda bajo él, gimiendo de placer.
    - ¡Menudo recibimiento!- exclamó Manuel furioso, entrando en el vestíbulo y cerrando la puerta-¿Le das la espalda a todos los hombres que te ven desnuda?
    - ¡No te atrevas avergonzarme!- susurró mirándolo con furia- Lo que ocurrió entre nosotros fue un error. Peor aún, fue peligroso ¡Tan peligroso que debería darme una medalla por haberlo detenido!
    - Somos amantes, Lucero, no gente recompensada por su valor en el campo de batalla- dijo mirándola con una mezcla de odio y deseo- Aunque a veces contigo parece que estamos en el campo de batalla!
    - Si, ¿verdad?
    - Al menos estamos de acuerdo en algo. Hasta ahora te has resistido a mi continuamente. Quizás no debería sorprenderme que siguieras luchando.
    - Siempre lo haré, Manuel.
    -Anoche no lo hiciste- sonrió y le puso las manos en los hombros, haciéndola estremecer- Al contrario, demostraste ser una estupenda seductora...
    - Estaba cansada y emotiva- Lu se ruborizó e inclinó la cabeza.
    - No, fuiste sincera- dijo Manuel suavemente.- Fue todo en serio, especialmente al principio, cuando me diste las gracias de forma tan deliciosa, con tus manos y tus besos..

    Lucero suspiró, excitándose al recordarlo y lo miró con pasión.
    -No has pensado más en Alfonso ¿verdad?- murmuró Manuel- Encontré tu indiferencia hacia él tan excitante como tu deseo por mi.
    - Tu quisiste sacarlo de mi cabeza desde el principio.
    - ¿Y lo he conseguido?
    - Sabes que sí.
    - ¿Y que hay de tu corazón, Lucero?¿ Queda allí algún rastro de él?
    - Nada.
    Manu inclinó la cabeza y la besó con pasión. Lu fue incapaz de resistirse.
    - ¿Entonces eres mía?.- preguntó junto a su boca.
    - Nunca.- susurró Lucero, pero le abrazó el cuello y le besó.
    Y la pasión de su beso traicionó sus sentimientos.
    Al momentos, Manuel empezó a acariciarla, excitado por la desnudez bajo el fino camisón, bajando el tirante del hombro izquierdo, acariciando su pecho, su pezón. Lucero gimió.
    Entonces Manuel bajó la cabeza y comenzó a chupar su pezón, mientras ella echaba la cabeza hacia atrás, gimiendo sin parar, metiendo los dedos en su pelo.
    Lucero quiso que le hiciera el amor, en ese mismo momento. Quería que Manu la llevara al dormitorio y le diera lo que ella tanto necesitaba.
    La intensidad de sus emociones la asustó.
    - No...- Susurró apartándole media atontada- No debemos hacer esto.. Es peligroso Manu.
    - ¿Por qué ? Es lo que los dos queremos.
    Ella lo miró a los ojos.
    - Sí... pero no debemos tenerlo.
    - ¿Por qué ? ¿Tienes miedo?
    - Anoche te lo dije. No me acostaré contigo. no así, sin amor. No sin algún tipo de relación emocional que vaya a durar más que el tiempo que se tarda en quitarme la ropa.
    - Anoche te quite toda la ropa, y sigo aquí. Aún estoy interesado y sigo sin poder quitarte las manos de encima. ¿Qué más quieres?
    - ¡Amor! Ni más ni menos.
    Manuel se puso rígido
    - Anoche te respondí a eso
    - Entonces deberíamos entendernos.- dijo herida y esforzándose por no demostrárselo.
    -Sí. Deberíamos entendernos. Lo nuestro es una simple atracción física- Así que no me rechaces más, Lucero. Esta noche...
    - No volveré a tu habitación.
    - Oh, si vendrás. Si no lo haces, no te llevaré al ballet.
    Lucero lo miró fijamente.
    - ¿Al ballet?
    - El lago del los Cisnes .....En el Kirov

    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Jue Mar 28, 2013 12:03 pm

    De pronto, Lucero recordó todo lo que había amado de su bisabuela y de Rusia.. Vio la cajita de música, con la pequeña bailarina moviéndose con El lago de los Cisnes.
    ¿Como podía negarse?
    - Tengo las únicas entradas que quedan en todo San Petersburgo- declaró Manuel- Y el precio es que vuelvas a mi habitación.
    Furiosa, Lucero se apartó de él.
    - ¡Prefiero morir!
    - Sólo una hora.
    -¡ No!
    - ¿Cuarenta y cinco minutos ? Ella lo miró fijamente, pensando en el ballet, en el Kirov, en la cajita de música..
    -Treinta minutos. - dijo Manuel suavemente.- Y es mi ultima oferta.
    - Cinto minutos.Manu Sonrió
    - Veinticinco.
    - Diez!
    - Veinte!
    - Quince!
    - ¡Trato hecho! - dijo riéndose- Sellemos el trato con un beso.
    Antes de que Lucero pudiera moverse, el la abrazó y la besó, moviendo las manos por su cuerpo hasta que las bajó a su trasero.
    Lu le echo los brazos al cuello, respondiendo con pasión a su beso.
    - Oh, Dios, con una mujer como tú puede suceder mucho en quince minutos!- exclamo Manu levantando la cabeza.
    Ella enrojeció.
    - ¡ Me encargaré de que no pase nada! ¡Nada en absoluto!
    - ¿Los dos solos en una cama?
    - Puedo resistirme!
    - ¿Quieres apostar?
    - No- Lu se apartó de él- Lo que quiero hacer ahora es vestirme. Si me disculpas...
    Y se fue a su dormitorio con la cabeza muy alta, cerrando la puerta, y oyendo la risa suave y burlona de Manuel.

    Pero Lu estaba sonriendo mientras entraba al cuarto de baño para ducharse . No importaba que otras cosas pensara ella de Manu, la verdad era que él no dejaba de hacer cosas maravillosas por ella.
    El Lago de los Cisnes en el Kirov...
    Merecía la pena volver a su habitación por eso, y la verdad era que Lucero quería ir a su habitación. En el fondo quería hacer el amor con él.
    Abrió la ducha y cerró los ojos, se enjabonó, recordando la noche anterior y estremeciéndose de placer .. Ojalá el le hubiera dicho que la amaba, ojalá pudiera hacer el amor con amor. Así ella podría liberarse completamente.
    ¡ Pero él no la amaba!
    Abrió los ojos con un dolor terrible. Miró al frente y se vio en el espejo empañado. Era una mujer desnuda y sola con sus sueños, sus fantasía y sin amor.
    Le dolió tanto que empezó a llorar, mientras lloraba bajo el agua se preguntó cuantas lágrimas más derramaría por Manuel antes de tener la fuerza de terminar con esa relación tan dañina.
    Diez minutos más tarde, salió de la ducha, se secó el pelo y empezó a vestirse, eligiendo un alegre vestido de verano amarillo para intentar animarse. y en los pies se puso una sandalias planas y doradas.
    Manuel sonrió al verla entrar al salón.
    - ¡Estas para comerte!
    Ella lo miró con odio y lo ignoró .
    - ¿Estas enfadada por algo?- preguntó acercándose e inclinado la cabeza para besarla. Pero Lucero apartó la cabeza , furiosa.
    - ¡Mira , esto mamá! ¡Está enfadada conmigo por llevarla al Kirov esta noche! ¿Quién lo habría pensado?
    - ¿Cuando salimos para Tsarskoe Selo?- le interrumpió Lucero deliberadamente, negándose a picar en el anzuelo.
    -Te estabamos esperando, querida- Xenia se echó el bolso al hombro- El coche lleva veinte minutos esperando.
    Lu recogió también su bolso de una silla, y cuando abandonaron la Suite, Manu estaba controlando su genio con dificultad , echándole miradas duras

    Lucero lo ignoró. El estaba decidido a llevarla a la cama a cualquier precio, sin considerar sus sentimientos. Y se había aprovechado de que ella no pudiera resistirse a sus besos.
    Y aunque Lu no había dejado de desearle, eso no significaba que tuviera que ser amable con él.
    La limusina estaba fuera. Entraron en la parte trasera, los tres juntos. Manuel se sentó frente a Lucero.
    Xenia tuvo que hablar la mayor parte del tiempo para evitar que el ambiente se volviera tenso.
    - Por supuesto- estaba diciendo Xenia - Tsarskoe Selo recibió el nombre de Pushkin después de la revolución.
    -Pero al principio significaba "el Pueblo del zar"- dijo Lucero sonriendo sin mirar a Manuel. - Catalina la Grande lo construyó como una especie de lugar de descanso de cuento de hadas, con enormes extensiones de parques, palacios, lagos, y jardines, y todo únicamente para uso de la familia imperial.
    - El útlimo zar pasó allí sus últimos años- continuó Xnenia- En el fondo era un hombre de pueblo. Odiaba los asuntos de estado y el artificio de la vida en la corte. por eso perdió su imperio.
    - Le arrestaron e hicieron prisionero en Tsarskoe Selo ¿verdad?
    - ¿Tenemos que hablar necesariamente de historia rusa?- le interrumpió deliberadamente Manuel, intentando terminar con la conversación que estaba utilizando Lucero para ignorarlo- No estoy de humor.
    - Es mi trabajo- declaró Lu cortante- Y además...
    - Bueno , puedes esperar hasta que lleguemos para hablar de eso. Mientras tanto, cállate.
    Lucero lo hizo echándole una mirada furiosa antes de mirar por la ventanilla

    El coche circulaba a toda velocidad, pasando por la estatua negra de Lenin, el primer cuartel general de KGB, las cúpulas doradas de las iglesias y catedrales.
    Entonces llegaron al campo.
    Había kilómetros kilómetros de hierba y de vez en cuando, un enorme edificio de apartamentos hecho de cemento.
    No tardaron mucho en llegar a los parques de Tsarkoe Selo.
    Realmente era un pueblo privado.
    Un lugar de ensueño para los zares de todas las Rusas.
    Allí llevó Catalina la Grande a sus amantes . Allí bailó la emperatriz Isabel en el salón de baile de oro. Allí pasó los inviernos el zar Nicolas con las duquess Olga, Tatiana, Marie y Anastasia, que esquiaron en el lago helado.
    Pasaron de largo el Palacio de Alexander, cerrado y vacçio, donde el último zar fue hecho prisionero con su familia durante cinco largos meses. Las paredes amarillentas guardaban secretos terribles y dolorosos.
    Doblaron una esquina y allí estaba la Rusia Imperial en toda su gloria, con el sol brillando en los torreones dorados del magnífico Palacio Catalina.
    Era enorme, bellísimo, un Versalles azul cielo con columnas blancas, torreones, estatuas doradas, jardines, un lago con fuente y cisnes.
    Detuvieron el coche bajo unos árboles.
    - ¡Es maravilloso! - exclamó Lucero levantando la mirada- Pensar en Catalina la Grande, joven y bella, cabalgando con el uniforme militar, una reina guerrera y ...
    -¡ Basta de historia!- le interrumpió Manu saliendo del coche detrás de ella y cerrando la puerta de un portazó.
    Lucero lo miró furiosa.
    - ¿Qué te pasa exactamente?
    - Nada- contestó Manuel caminando hacia el palacio.
    Xenia suspiró al verlo marchar.
    - De pronto se ha malhumorado. No se por qué ¿ y tú?
    - No .- mintió Lucero

    Ella lo sabía perfectamente bien. Xenias sonrió suavemente mientras las dos caminaron tras el, a lo largo de los exuberantes jardines del palacio, pasando estatuas doradas y fuentes y cisnes.
    Pero la visita no fue muy divertida.
    El humor de Manu no mejoró y Lucero empezó a sentirse muy dolida, excluida mientras el la miraba con disgusto y le hablaba de forma desagradable.
    Incluso ver el salón de baile dorado, no animó a Lucero.
    Volvieron a casa a las tres.
    Manuel siguió con expresión dura y silenciosa, mirando por la ventanilla. Cuando llegaron al hotel, Xenia y Lucero salieron de la limusina, empezaron a caminar hacia la entrada del hotel, y oyeron a Manuel cerrar la puerta de un portazo.
    - Voy a dar un paseo. No me esperéis para almorzar.
    Lu se giró.
    - ¿Qué quieres decir que vas a dar un paseo?
    - Es algo simple . Se pone un pie delante de otro. - replicó irónico.
    - ¿Pero cuándo volverás?
    - Cuando se me apetezca-
    Y con eso se volvió y se marchó.
    Lucero corrió tras él y le sujeto el brazo.
    - ¿Qué ocurre?¿ No iremos al ballet porque estas de mal humor?.
    - ¿Y perderme lo que vendrá después?- dijo con mirada grosera? Nunca. Te iré a buscar a las seis y media. Mientras tanto................. ¡ Desaparece !
    Lucero se quedó boquiabierta cuando él se soltó de un tirón y se marchó sin mirar atrás.
    Entonces se enfureció. No permitiría que se marchara hablandole de ese modo. Con los ojos llenos de lágrimas, apretó las manos en puños y corrió tras él, volviendo a sujetarle del brazo.
    - ¿Cómo te atreves a tratarme así después de todo lo que ha pasado entre nosotros? ¿ Cómo te atreves? Acepté tu trato porque quería ver el ballet pero tú me estás haciendo sentir como una fulana, y te odio por ello. Te odio.
    - Puedo vivir con tu odio. Hemos vivido con él mucho tiempo ¿no?
    - Yo tengo sentimientos.-- dijo Lu con labios tembloroso- No puedes tratarme así y marcharte ¿No te importa hacerme daño?
    - ¡No mucho!- replicó soltándose de nuevo cruzando la calle.
    Lu volvió a seguirle, con los ojos llenos de lágrimas.
    - ¡No tienes derecho a hablarme así!

    El la ignoró y entró en la plaza de los Artistas, donde estaba la estatua de Pushkin con el dedo extendido y los arboles exuberante en el césped. Y los jóvenes amantes se sentaban en bancos, besándose y los artistas vendían cuadros a los turistas.
    - ¡No tienes derecho!- repitió Lucero con la voz ronca por el dolor, volviendo a sujetarle del brazo.- No tienes derecho a tratarme así,. hablarme así, hacerme sentir...
    - ¿Por qué? Tú me lo has estado haciendo desde que nos conocimos.
    De pronto, Lucero lo miro a los ojos y se dio cuenta de cómo se habría sentido ella si hubiera estado en su lugar desde el principio
    - ¿Estas enfadado por eso?- susurró
    - ¿Qué crees? mira como me has tratado esta mañana , ignorándome, evitando mi beso, echando miradas de odio después de que te había ofrecido tu sueño en una bandeja de plata.
    - ¡Pero he de pagar un alto precio Manu!
    - Un precio que estás deseando pagar-
    Ella se enfureció.
    - No puedo evitar lo que siento por ti físicamente. No es culpa mía. ¿Crees que quiero saber que no puedo resistirme a ti?
    - No había necesidad de que fueras tan fría. Y no después de lo de anoche, tus besos apasionados de esta mañana, aceptar la entrada para el ballet y acceder a venir a mi habitación.. Después de todo eso sales de tu dormitorio convertida en un bloque de hielo e ignorándome.
    - No creí que te molestara tanto.
    - Muy bien . Entonces yo puedo usar la mima excusa e ignorarte hasta que lleguemos a mi dormitorio esta noche.
    - ¿En serio? Y crees que yo iré después de esto.
    - ¿Quiere ir al ballet o no?
    - ¡Sabes que sí?
    - Entonces aceptarás mi trato.
    - ¡No!, No puedo, Manuel.. realmente quiero ir al ballet.. pero
    - No quieres ir a mi habitación?
    - No si vas a ser cruel- dijo con los ojos brillantes de lágrimas .
    - ¿Cómo puedo ser cruel? Tú no me amas ¿verdad? Sólo te sientes un poco herida, eso es todo. No es un dolor insoportable. Pero no estás enamorada de mi ¿verdad?
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Jue Mar 28, 2013 12:07 pm

    Lucero no podía mirarlo- Estaba demasiado angustiada.
    - ¡No evites mi mirada!- gritó Manu con odio- ¡Respóndeme, quiero saberlo! ¿Sientes algo por mi aparte de deseo sexual?
    - No...bueno, sí..
    - Decídete Lucero- la miró con dureza- ¿sí o no ? ¿ Significó algo para ti o no?
    De pronto Lucero se sintió debilitada por el miedo, respirando con dificultad y cerrando los ojos breve-mente, deseando saber qué decir y como enfrentarse a ese repentino ataque.
    - Yo.. yo..
    Manuel la miró con dureza.
    -Bien.
    Y dio media vuelta y se marchó.
    - Espera!- Lu le siguió.
    él se giró.
    - ¿Y bien?
    - Yo..- Lucero intentó no asustarse por decirle eso a un hombre- Me...me importas.
    La mirada de Manu se suavizó y se hizo más intensa.
    - Me refiero.. - continuo Lu temblorosa- Me importas un poco. No estoy diciendo que te ame ni nada serio, pero no solo me atraes sexualmente y no me resultas indiferente.
    Hubo un largo silencio mientras ella miraba el suelo.
    - Eso está mejor- dijo al fin-
    Lucero levantó la mirada.
    - ¿No vas a decirme lo que sientes tu?
    - De momento no.
    Ella se puso roja de humillación.
    -¡Cerdo!- ¿Como te atreves a hacerme decir algo así y luego quedarte callado?
    - Puedo hacer lo que quiera.
    - Pero deliberadamente me has hecho decirlo. Y ahora pensarás que soy completamente vulnerable a ti cuando todo lo que he hecho ha sido..
    - ¿Decir unas cuantas palabras?- terminó Manu con dureza- Es cierto. desaparecieron en cuanto hablaste. No tenían significado. Estaban vacías.
    Ella lo miró con odio.
    - ¡No estaban vacía!
    - Ya se han ido ¿Y qué queda?
    - Yo no...
    - Acciones, Lucero. Nos quedan acciones. Y hablan más que palabras.
    Lu lo miró con expresión confundida y angustiada, entendiendo lo que él estaba diciendo pero sin creerlo, negándose a creerlo.
    Manuel la miró fijamente y sonrió con dureza,
    - Te veré a las seis y media. dijo marchándose.
    Esta vez. Lu no le siguió. Dio media vuelta y volvió al hotel.

    Lo hacía porque sabía que había empezado a importarle a ella.
    Entonces Lucero tenía razón. Manuel había comenzado para ver sí ella podía enamorarse locamente de él. Debía pensar que sería divertido tenerla de rodillas, entregándole no sólo su cuerpo, sino también su corazón. Sin duda era un reto para su ego, especialmente considerando la vida que había llevado ella.
    De pronto, Lucero recordó lo que había dicho antes de marcharse, que las acciones hablaban más que las palabras.
    ¿Y cuáles habían sido las acciones de Manuel?
    Lu sabía la respuesta
    Habían sido acciones de un hombre locamente enamorado.
    Lucero se sintió muy débil y se sentó en la cama, mirando al espacio y sintiendo su pasión obsesiva luchando por liberarse de su interior.
    No debía creer que él la amaba.
    Pero sus acciones le hacían creer que sí la amaba. Manuel había sacado a Alfonso de su cabeza, la había liberado de su humillación, había abierto el sarcófago donde ella había vivido y la había devuelto a la vida..
    Sus acciones le decían que la amaba, profunda y obsesiva mente
    ¿Pero y si Lucero se equivocaba?

    Leysdania
    TeamLM♥
    TeamLM♥

    Mensajes : 273
    Fecha de inscripción : 30/04/2012
    Edad : 25
    Localización : Lima - Perú

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Leysdania el Jue Mar 28, 2013 2:32 pm

    que bonito :-) ... Está enamorado
    avatar
    MelanieLucerina
    Team1
    Team1

    Mensajes : 85
    Fecha de inscripción : 30/12/2012
    Edad : 22

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  MelanieLucerina el Jue Mar 28, 2013 7:10 pm

    Maaaas capituloooos xfaaaa no lo dejes asiiii...
    avatar
    AnyeMl
    Team1
    Team1

    Mensajes : 81
    Fecha de inscripción : 20/01/2013
    Edad : 24
    Localización : Venezuela

    No por ser perver, pero si Lu ya Manu esta obsesionado contigo, asi como tu con el, teeermina de entregartele de una vez! jajaja!

    Mensaje  AnyeMl el Jue Mar 28, 2013 10:52 pm

    Leysdania escribió:que bonito :-) ... Está enamorado
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Sáb Mar 30, 2013 12:56 am

    Niñas aquí les dejo el Penúltimo capitulo... u.u el sábado les dejo la primera parte del ultimo cap y el domingo termina Smile gracias por leer!! ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Capítulo 8
    A las 6:30 , Lucero estaba lista y esperándole, temblando de nervios de pie en el salón. Se había vestido con infinito cuidado. Llevaba un vestido color chocolate de encaje que era elegante y sexy, con los hombros desnudos y ajustado. El timbre sonó, sobresaltándola.
    - ¡Tu príncipe ha venido! - exclamó Xenia riéndose- Que tengas una noche mágica querida- dijo dándole un beso en la mejilla- Te veré mañana.
    Lucero le dio las gracias y salió a abrir la puerta. Manuel estaba devastador vestido de etiqueta.
    - ¿Nos vamos ya?- preguntó Lu con gesto orgulloso.
    - Sólo si me das un beso- dijo Manu mirando sus labios rojos - Y que sea apasionado o me pensaré lo del ballet.
    Ella se enfureció.
    - ¿Por qué iba a besarte apasionadamente después del modo en que me has tratado esta tarde?
    - De acuerdo- dijo Manuel dando media vuelta y marchándose.
    - ¡Espera!- furiosa , Lucero le siguió, cerrando la puerta de su suite y alcanzándole en el pasillo- Esta bien ¡Te besaré !
    El se rió burlón, esperando, y Lu se vio obligada a ponerse de puntillas con sus tacones altos, echándoles los brazos al cuello, besándole con furia y pasión.
    El beso fue tremendamente excitante para los dos-
    Manuel le sujetó las caderas, apretando su cuerpo con el suyo.
    - Oh, sí. Aún puedes conmigo con un solo beso- dijo Manu.
    - Eres despreciables- declaró Lucero mirándolo a los ojos- Me sorprende que no exijas que vaya ahora a acostarme contigo a cambio de ir esta noche al ballet
    - Como te dije, las acciones hablan más que las palabras.
    - Sí, ¿Y cuáles han sido tus acciones aquí? ¿Una determinación implacable a llevarme a la cama incluso haciéndome chantaje?
    -¿Es eso todo lo que puedes decir?
    - ¿Qués más puedo decir? Tú no dejas de decir que no te importo.
    - Pues no es así.
    Manuel apartó la mirada y la soltó de un empujón, metiéndose las manos en los bolsillos.

    - ¿Te importo?- susurró Lucero.
    - ¡No quiero hablar de eso!- exclamó con dureza y agarrándola del brazo para llevarla al ascensor.
    La limusina les llevó al Palacio Mereyensky.
    La noche era cálida y agradable y las calles estaban llenas de coches y autobuses que iban descargando gente en el kirov, el hogar legendario de la principal manifestación artística de Rusia, el ballet.
    La limusina les dejó en la entrada, y Manuel llevó a Lucero dentro mientras los coches pitaban, y la gente se arremolinaba alrededor de las puertas.
    Lucero tenía expresión tensa y rígida, pensando continuamente en Manuel.
    - Por el amor de Dios, no estes malhumorada- le dijo Manuel- Te estropearás la noche si lo haces.
    - ¿Y a ti qué mas te da?
    - Porque casi tuve que romperme el cuello para conseguir estas entradas con tan poca antelación.
    - ¿Lo hiciste por mi o sólo por ti?
    -¿ Tienes que estar tan decidida a pensar lo peor de mi?
    - ¡Oh, perdón! ¿ Pero no has sido tú el que ha exigido que vaya esta noche a tu dormitorio a cambio de venir al ballet?
    - Y sigo exigiéndolo. Pero eso no debe evitar que disfrutes en el Kirov. Es el único lugar de Rusia que realmente te pertenece y los dos lo sabemos, ¿Por qué crees que me molesté tanto por conseguir estas entradas, que además son precisamente de El lago de los Cisnes ? Tienes suerte que la obra tenga lugar mientras estamos aquí, y además tenemos asientos en primera fila.
    Lucero lo miró fijamente.
    - ¿Si realmente lo has hecho por mi, por qué hemos tenido que hacer un trato?
    - No es un trato tan malo, Lucero. Me doy cuenta de que aún estas asustada pero no me digas que no disfrutarás, porque sé perfectamente que sí.
    Lu apartó la mirada, con las mejillas ardiendo. Todo iba mal entre ellos. Solo verlo empezaba a dolerle tanto que no podía soportar mirarlo.
    Manu suspiró furioso y la agarró de la muñeca.
    - ¡Oh, al diablo! Vamos a nuestros asientos antes de que empiece.

    Lucero dejó que la llevara dentro del mismo teatro y se calmó un poco al ver tanta belleza, el oro cubriendo cada pared del legendario Kirov, con sus asientos de terciopelo azul.
    Ahí habían bailado todos los grandes del ballet ruso a lo largo de la historia, desde Nijinsky a Nureyev, Pavlova a Kchessinska, Balanchine a Bayshnikov.
    Y su bisabuela estuvo entre ellos.
    - ¡Al fín sonríes!- exclamó Manuel mientras se sentaban en la primera fila- Deja que adivine en qué pensabas. En tu bisabuela.
    Lucero no pudo evitar sonreírle, con los ojos verdes radiantes.
    - Debió sentirse muy orgullosa bailando en este escenario junto a Pavlova y Kchessinska.
    - Realmente era muy bella. dijo Manuel sonriendo también- Después de ver su fotografía, entiendo que el príncipe se enamorara de ella.
    - Pero no se quedó a su lado- dijo Lu mirándolo fijamente.
    - Seguro que fue por la revolución.
    - No. Él la dejó antes. No olvides que su hija nació en 1913 , cuatro años antes de la revolución. Para él sólo fue una aventura. Pero ella se enamoró completamente. Fue su gran pasión y no dejó de amarlo nunca.
    - Su gran pasión...- murmuró Manuel- ¿O amor obsesivo?
    - Los dos son igual de peligrosos.
    - Dime, Lucero ¿ Alguna vez te ha comparado alguien de tu familia con tu bisabuela? Me refiero cuando eras una niña.
    - Siempre. Yo crecí sabiendo que era como ella. De hecho no recuerdo no saber que era su doble.
    - Su doble, entiendo.- Manuel la miró intensamente- Y Alfonso fue tu primer novio ¿verdad? Un novio que nunca te hizo el amor.
    - Ya los sabes.
    - ¿ Y qué fue el primero que pensaste al conocerlo?¿ Cuál fue tu primer pensamiento?
    - Sentí un peligro terrible.
    - Pero eso debía ser normal dada las circunstancias.
    - ¿Qué circunstancias?
    Pero de pronto Lucero lo supo, lo vio reflejado en los ojos de Manuel, tan intensos.
    No fue Alfonso el que le hizo tener miedo al amor.
    Fue su madre.

    Inconscientemente , su madre le había inculcado el miedo desde su tierna infancia, al ver el parecido de su hija de ojos verdes, pelo rojo y carácter apasionado como su bisabuela, lo que la asustó.
    Horrorizada, Lucero se dio cuenta de que eso afectó a toda su vida, la metió en aquel lío con Alfonso, destrozó su vida en Kent, la llevó a Londres, la hizo encerrarse durante años sin amor.
    Manuel estaba viendo el juego de emociones en su cara , el dolor y sorpresa en sus ojos.
    - Dudo que ella supiera lo que hacía- dijo él- A mi me pareció una mujer tranquila y serena. Muy distinta a ti en temperamento. Imagino que sólo se preocupa por ti.
    Lucero lo miró, perpleja.
    - ¿Cuándo te diste cuenta de que fue ella?
    - Ahora mismo, Igual que tú- sonrió.
    Las luces empezaron a apagarse . La orquesta comenzó a tocar El lago de los Cisnes de Tchaikovsky.
    La música se llenó de tragedia y romance, llenando el corazón de Lucero de amor por su bisabuela, por ella misma, por Manuel, y por el derecho de ser capaz de sentir pasiones extremas.
    El telón se levantó y el ballet comenzó su actuación.
    El príncipe Siegfried se enamoró de Odette, la bella joven convertida en un cisne por el Hechicero. Lucero se conmovió.
    Y la tragedia consistía en que el hechizo nunca se rompió. Odette siguió siendo un cisne. Siegfried se casó con Odile y la muerte reclamó a Odette en lugar de la vida, el amor y la libertad...
    Y ella nunca rompió el hechizo.
    Cuando el telón cayó en el primer acto y las luces se encendieron, Lucero seguía pensativa.
    -Vamos a beber algo- dijo Manuel en la cintura mientras se levantaban.
    Manuel le había ayudado a ella a romper el hechizo.
    Las acciones hablaban más que las palabras.
    Lucero pensó en sus acciones, las vio todas dirigidas a ese momento, rompiendo meticulosamente cada eslabón en la cadena que la había aprisionado durante toda su vida, no sólo durante los últimos cuatro años, sino siempre, desde niña, con miedo al amor, miedo de sí misma, miedo de la cara de su bisabuela mirándola desde el espejo.
    Manuel había roto todo eso, y lo había hecho porque la amaba, Profunda y obsesivamente.
    Entonces Lu se dio cuenta de que estaba enamorada de él. Y si él la amaba, entonces no habría problema en amarlo. No podía ser peligroso, porque él se quedaría a su lado.
    El miedo desapareció como una nube de humo.
    Mientras subían las escaleras de mármol, Lu seguía pensando que la amaba.
    La amaba y su amor había roto el hechizo porque ella ya sabía de donde procedía su miedo al amor y sabía que no debía temer nada si él también la amaba.
    Entraron en una enorme habitación enmoquetada y con arañas en el techo. Lucero quiso detenerle, estar con él a solas, besarle hasta que los dos perdiera la cabeza , acostarse con él y hacer el amor apasionadamente y decirle que lo amaba.
    - Toma- Manuel le dio una bebida.
    - Manuel- susurró ella con intensidad mirándole con sus extraños ojos obsesivos.
    - ¿Qué ocurre?
    - Manuel, yo...- empezó, pero la emoción era demasiado fuerte.
    - ¡Manuel!- exclamó una voz de mujer detrás de ellos.

    Lucero se quedó paralizada, aterrorizada. Se puso pálida al darse vuelta y ver a la deslumbrante rubia tras ella.
    - ¿Kyra?
    La voz de Manuel fue como ácido en su corazón. Lu miró a Manuel, que se había quedado blanco.
    - ¿Dios mío, eres realmente tú?- Kyra se acercó sonriendo radiante.
    Era bella, pequeña y esbelta, con el pelo rubio recogido con un elegante moño, la cara de huesos finos y los ojos azules.
    - ¡Encontrarte aquí, de todos los lugares!- exclamó Manuel, inclinándose y dándole un beso en los labios.
    Lucero quiso matarla. Sintió a la vez celos, odio, desesperación, rabia y un increíble dolor. Manuel aún la amaba. Aún amaba a Kyra. Empezaron a charlar y a reír, Manuel puso la mano en su hombro y la miraba con amor, admiración y respeto.
    ¡Y ella había estado a punto de confesarle su amor! Casi hacía el ridículo más grande del mundo.
    - ¿Te he presentado a Lucero ?- dijo Manuel girándose hacia ella- Querida , ésta es Kyra, una vieja amiga. Kyra, Lucero.
    - Encantada- Kyra la miró risueña.
    Lu sentía que le ardía la cara de odio y celos.
    - Hola.
    - ¿Cuánto tiempo estaréis en la ciudad?- preguntó Kyra volviendo a dirigirse a Manuel.
    - Una semana más.- dijo Manu metiéndose las manos en los bolsillos y mirando de arriba a abajo la bonita figura de Kyra- ¿Y tú?
    - Un año más. Echaba mucho de menos mi casa y he vuelto. ¿Por qué no nos vemos un día para hablar de los viejos tiempos?
    - Eso sería divertido. Intentaré llamarte antes de que nos marchemos.
    - ¿Estas en el Europa?
    - Sí.
    El timbre sonó anunciando el segundo acto y Manuel volvió a darle otro beso en los labios.
    - Bueno, hasta pronto, Kyra... - se giró a Lucero - Vamos, querida. No debemos perdernos el final.
    Lu no se despidió de Kyra. No confiaba en si misma y habría podido clavarle un tenedor en su bonita cabecita rubia.
    - Menuda sorpresa- dijo Manuel cuando se sentaron. No puedo creer que estuviera aquí .
    - ¡Estoy segura!- exclamó Lucero furiosa.
    - ¿Qué te..?- entonces calló y sonrió- ¿Son celos?
    - ¡No te hagas ilusiones!
    - No puedes mentirme en algo tan obvio- dijo suavemente- Lo veo en tu cara . Y antes de que ella llegara ibas a decirme algo importante.
    - ¡Realmente ya no te lo diré! Me alegra que ella apareciera así. Ya tienes a alguien a quien perseguir para llevar a tu cama y me dejarás en paz.
    - No seas estú.pida. Te deseo a ti y no a ella.
    - Pues a mi no me tendrás, así que te sugiero que la llames y ..
    - ¡No lo haré! ¿O te has olvidado el trato que hicimos? Vendrás directamente a mi habitación después del ballet o yo..
    - ¿O qué? Ahora estamos aquí ¿Qué puedes hacer?
    El la miró con dureza.
    - Puedo ser cruel contigo Lucero,Puedo ser tan cruel durante la semana que viene que terminarás de rodillas suplicándome que te haga el amor, suplicándome que te perdone.
    Lucero se quedó pálida sabiendo que el podría destrozarla fácilmente
    - ¿Entonces que harás?- preguntó Manuel con suavidad- ¿Seguir con el trato o sufrir las consecuencias?
    avatar
    Danny Centeno
    Team2
    Team2

    Mensajes : 182
    Fecha de inscripción : 01/01/2013
    Edad : 22
    Localización : Nicaragua

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Danny Centeno el Sáb Mar 30, 2013 1:00 am

    - Sigo con el trato- dijo con labios temblorosos- Pero solo durante quince minuto ¿recuerdas.? Y te mataré antes que quedarme en tu habitación un segundo más.
    - No te preocupes- dijo burlón- Actuó más rápido bajo presión.
    Las luces se apagaron en ese instante.. La música de Tchaikovsky llenó el teatro y la trágica historia de Odette y Siegfried llegó a su clímax.
    Para Lu todo había dejado de importar excepto Manuel y su necesidad de amor. Todo lo demás había desaparecido , toda las viejas heridas y miedos. Y cuando cayó el telón, también cayó sobre el pasado de Lucero, finalmente y para siempre.
    Los aplausos llenaron el Kirov, y los bailarines y bailarinas salieron a recibir flores.
    Cuando los aplausos cesaron , las luces volvieron a encenderse y Manuel se puso de pie mirando a Lu con dureza.
    - No puedes aplazar-lo para siempre.
    - Sí que puedo- dijo Lucero levantándose.
    - Eso sólo aumentará mi apetito- declaró Manuel rodeándola de la cintura.
    La gente salió lentamente del teatro a la calle. Las farolas brillaban y el aire era fresco.
    Lucero se quedó paralizada al ver a Kyra , rubia y bella, entrando en el asiento delantero de un mercedes aparcado junto a la acera. Se giró , vio a Manuel y a Lu y se despidió de él con la mano.
    - ¡Dosvedenya!
    Manuel levantó una mano y sonrió-
    - Adiós.
    - ¡Te llamaré!- gritó Kyra antes de entrar al coche, cerrar la puerta y arrancar inmediatamente.
    Lucero sintió nauseas. La limusina llegó y cuando entró no pudo evitar sentirse muerta de celos.
    El coche le llevó al hotel.

    -Imagino que la invitarás a cenar mañana ¿no?- preguntó Lucero
    - ¿Te importaría si lo hiciera?
    - No. Ya te he dicho que prefiero que la persigas a ella en lugar de a mi.
    - ¿Y no tienes celos?.
    - En absoluto- dijo sin poder evitar que le temblara la voz.
    Manuel sonrió.
    - ¿Entonces no te interesa lo que he sentido al verla de nuevo?
    - NO- negó Lucero inmediatamente muerta de curiosidad.
    -De acuerdo. No te lo contaré.
    Lucero apretó la boca y miró por la ventanilla.
    - Sólo tienes que preguntar- dijo Manu.
    El orgullo luchó con los celos. Los celos ganaron.
    - De acuerdo- se giró para mirarlo- ¿Qué has sentido al volver a verla?
    - ¿Seguro que quieres oírlo?
    - Claro
    - ¿Y por qué te interesa si no estas celosa?
    - ¿Por qué te interesaba a ti mi relación con Alfonso si no estabas celoso?
    - Porque sabía que ayudaría a llevarte a la cama- dijo burlón- Pero realmente no entiendo tu interés con Kyra. A menos que por supuesto, me ocultes los celos por orgullo.
    - ¿Vas a decirme qué sentiste o no?
    Manuel sonrió despacio.
    - ¡No pienso suplicar!
    - No, no vas a suplicar. Aun. pero lo harás mas tarde cuando te haga el amor- le puso la mano en el muslo- y después te prometo que te contaré lo que sentí al volver a ver Kyra.
    - ¡Eres un cerdo!
    El se rió suavemente cuando el coche se detuvo frente al hotel.
    - Ya estamos aquí. Vamos.
    Lucero estaba temblando de rabia cuando salió, incapaz de creer que el podía ser tan cruel. Manuel se rió cuando entraron al ascensor.
    - ¡Oh, mira esos ojos! Realmente me odias ¿Verdad?
    - ¿Es necesario que me trates asi?
    - ¿Cómo te trato, Lu?
    - Como si yo no tuviera sentimientos.
    - Tú no eres la única con sentimientos. Creo que esta tarde te lo deje claro.
    Las puertas se abrieron y el la tomó de la muñeca, caminando de prisa hacia su habitación.
    - No intentes que parezca que yo he herido tus sentimientos hacia mi, porque los dos sabemos que no tienes ninguno- dijo Lu.
    - Oh, tú lo sabes ¿ verdad?- abrió la puerta furioso- ¿Qué eres.. médium?
    - ¿Qué estas diciendo Manuel?¿Qué te importo?
    - ¡Claro que sí!- exclamó metiéndola dentro y cerrando la puerta. - ¡Mira todos los problemas que he tenido para conseguirte!
    - ¡Pero sólo me quieres en tu cama!
    - Sí, y allí voy a llevarte ¡Ahora mismo!
    Ella se quedó callada cuando él le tomó mano y la arrastró hacia la cama.


    Contenido patrocinado

    Re: Una loca Atracción (Adaptada)

    Mensaje  Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Mar Mayo 22, 2018 9:18 am